Oviedo, la Vetusta de Azorín

Había ganas de volver a Oviedo, una ciudad en la que ya había estado por motivos laborales pero que por falta de tiempo no había tenido la oportunidad de «patear». Un día se quedaría corto solamente para descubrir las innumerables obras escultóricas que adornan sus calles, parques y plazas, que decir de su casco histórico.